El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang, ha definido al asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, como “un mentiroso constante que no tiene credibilidad” durante una rueda de prensa que ha ofrecido este 28 de abril en Pekín, informa la agencia estadounidense Bloomberg.

Este vocero oficial chino se manifestó de ese modo para responder a las afirmaciones de Navarro, quien tres días antes manifestó durante una entrevista con la cadena Fox News que China retiene suministros de equipos de protección personal durante la pandemia de covid-19.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, designó a Peter Navarro, para que trabaje en asuntos relacionados con la línea de suministros relacionados con la crisis de salud vigente, un hombre que escribió el artículo ‘Muerte desde China: Enfrentando al dragón-un llamado global a la acción’ antes de asumir este cometido.

“Pruebas de baja calidad”

En su texto, Navarro comparó la disputa con “una guerra” que “China comenzó al generar el virus, ocultarlo y acumular equipos de protección personal durante el tiempo en que lo ocultó” y resulta vital realizar más pruebas para detectar el virus y los anticuerpos y que los estadounidenses encerrados vuelvan a trabajar.

Sin embargo, considera que “muchas de las pruebas de anticuerpos procedentes de China son de baja calidad” y ofrecen “fallos” como “lecturas falsas”, algo que las autoridades de EE.UU: no puede “tolerar” porque retrasará que encuentren “personas inmunes que pueden estar en el lugar de trabajo en un ambiente más seguro”.

Llamado global a la acción

La semana pasada, el primer ministro y la ministra de Exteriores de Australia, Scott Morrison y Marise Payne, se pronunciaron a favor de unirse al pedido de EE.UU. para iniciar una investigación independiente que revele “los orígenes y la propagación de la pandemia”, informó la agencia Reuters.

Esto provocó que el embajador de China en Australia, Cheng Jingye, advirtiera que Camberra podría sufrir un boicot económico de Pekín si insiste en esa iniciativa, según declaró durante una entrevista que concedió al diario The Australian Financial Review el pasado 27 de abril.

Ese diplomático estimó que la idea de Australia es “peligrosa” y aseguró que podría desencadenar un boicot por parte de los consumidores chinos, quienes podrían no viajar o estudiar en ese país, así como dejar de comprar productos como carne de res y vino australianos.