El porcentaje de mujeres que laboran ha ido en aumento en los últimos años, aunque esto no se ha traducido en igualdad de oportunidades.

En la actualidad cada vez más mujeres se van incorporando al mundo laboral, sin embargo, a pesar de este logro, la realidad es que, a pesar de esto, siguen sufriendo no sólo a causa de la discriminación, sino también de otros factores como la brecha laboral y la falta desigual de oportunidades entre otras. Se tienen estadísticas que de cada 100 varones 61 laboran, mientras que la cifra en mujeres desciende a 51. Quizá esta cifra no se vea tan dispareja si se compara una con la otra, sin embargo, hay que tomar en cuenta que el número de mujeres a nivel mundial es mayor que el de los hombres, así como que a lo largo de la historia en la mayoría de las culturas, sino es que en todas la mujer ha sido relegada al trabajo no remunerado en el hogar y la crianza de los niños. También se estima que las horas de trabajo no remunerado en el hogar son el doble que normalmente tendrían que cubrir en un trabajo. Otro factor a considerar es que no sólo las mujeres trabajan menos horas al mes, de manera involuntaria en la mayoría de los casos, sino que inclusive la paga percibida es menor.