Ante la pandemia del coronavirus, los gobiernos y sus presidentes hacen anuncios, ofrecen información, trazan planes y demás, pero solo uno se ha atrevido a visitar a quienes ya están contagiados.

Sabemos que Vladimir Putin monta osos, pelea con tigres y es el presidente más rudo que existe, así que seguramente el coronavirus se asusta con su presencia, por lo que decidió ir a un hospital y ver a los contagiados.

El Hospital Kommunarka, de Moscú, atiende a los pacientes afectados por el coronavirus en la capital rusa, y hasta este lugar llegó de forma sorpresiva el presidente, ya que quería conocer la situación que se vive en ese lugar.

Denis Protsenko, jefe de especialistas de este nosocomio, fue el encargado de recibir al mandatario, quien obviamente tomó todas las medidas de seguridad pertinentes.

Hasta el momento en Rusia se han confirmado 438 casos positivos de Covid-19 y un deceso, aunque el alcalde de Moscú ha señalado que posiblemente estas cifras son incorrectas y el número de infectados es mayor.

Putin se colocó un traje que lo protegía de los pies a la cabeza, además de una máscara de oxígeno, para entrar así al área de pacientes aislados.

De esta manera se convirtió en el primer presidente en el mundo en acudir a un hospital y visitar a personas infectadas.

Rusia fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras y suspender vuelos, además de que anunció que construirá un hospital temporal como el que se hizo en China.